Bitácora de Campamento – Capítulo 5: Adacadabra

¡Buenos días! El quinto día de campamento se ha pasado en un santiamén. Los jefes han decidido que ya estaba bien de deslomarse con troncos y construcciones por el monte y que hoy tocaba día más tranquilo (¡que no aburrido!).

Las patrullas de la compañía han hecho unos talleres técnicos en los que han aprendido a construir cajas fuertes y bolas de luz. Manos hábiles, mente ágil y ganas de aprender.

La patrulla Cigüeña enseñando al resto de la compañía a hacer cajas fuertes
Taller de bolas de luz

Mientras tanto los chicos de la tropa no se han quedado atrás, y también han desarrollado unos desafíos técnicos bien chulos: han aprendido a construir un horno (ejem… será que no pasamos suficiente calor los primeros días…):

Scouts construyendo un horno
Detalle de construcción de un horno

Y lo mejor de todo es que cada uno se ha responsabilizado de una tarea y hemos logrado romper el cliché del «typical spanish» (uno trabaja y los demás miran, opinan…), aquí nada de eso; cada uno tiene algo que hacer. También hemos aprendido sobre constelaciones.

Y por la tarde los chicos de la tropa han tenido tiempo para hacer un aseo profundo, colada y baño… Y cuando digo profundo, me refiero a que han tenido ¡¡¡4 horas!!! para ello. Hemos descubierto que en realidad no todos los scouts estaban tan morenos como parecía.

Las chicas de la compañía, han pasado la misa diaria a la mañana, para poder dedicar toda la tarde a preparar su concurso de cocina:

Misa con la compañía en la capilla

Bueno, bueno… ¡Buenísmio! el concurso de cocina de las guías. Aunque en realidad no puedo dar fe de ello en primera persona, me fío de lo que han dicho Marina y el padre Arturo, que son quienes han probado todos los platos y han formado el jurado… Pero no os puedo decir quién ha ganado… es secreto hasta el final de campamento.

Las chicas del fuego están ya más cerca de Santiago que del campamento. Tan contentas y aprendiendo nuevas canciones.

Y los chicos del clan piloto también avanzan hacia Santiago, haciendo amigos allá por donde pasan:

Hoy no hemos tenido ningún problema médico. Y nos hemos hecho tan amigos de los del Gadis de Sarria (supermercado en el que hacemos la compra) que nos han regalado camisetas para todo el campamento (¡qué majetes!… o… ¿será que ven algo raro en nuestra indumentaria…?).

El clima, ideal, fresquete por la noche y la mañana, calorcete a medio día. Y sin lluvia. Un gusto.

A %d blogueros les gusta esto: